Leyendo con mi hija: El Hobbit

Gandalf visits Bilbo, hermanos Hildebrandt


Cuando digo que a mi hija de 6 años le he leído El Hobbit dos veces, mucha gente me pregunta (y es normal): “Pero… ¿El Hobbit puede ser leído a los niños?”. Por respuesta puedo decir que mi experiencia ha sido muy positiva. Si bien es cierto que el lenguaje de Tolkien a veces resulta denso y elaborado incluso para adultos, se trata de adaptar algunos tramos de la narración mientras se lee y de hacer varias pausas a lo largo de la lectura para recapitular con los niños sobre lo que ha sucedido en la historia.
El Hobbit, a parte de ser una de mis historias más queridas y admiradas, contiene muchos componentes que no solo gustan a los niños, sino que son capaces de activar y disparar tanto su imaginación como su destreza para entablar conexiones respecto al hilo narrativo. De hecho, J.R.R. Tolkien lo concibió como una historia para leer a sus hijos.
La aparición de seres fabulosos, en especial la de los hobbits (que son tan adorables como el entorno que se han creado para sí mismos en medio de la Tierra Media), despierta un gran interés en los pequeños. A ello hay que añadir el contraste con el carácter de los enanos y la cantidad de situaciones cómicas que relata el autor, como por ejemplo la visita a casa de Bilbo. A mi hija también le hizo mucha gracia la travesía del Bosque Negro, cuando Bombur bebe de un río encantado y se queda dormido durante días, días en que los demás tienen que cargar con él arrastrándolo.
Otro componente muy especial, aunque admito que a mi hija acabó aburriéndole un poco, fue la presencia abundante de canciones, con las que siempre se puede jugar y divagar durante la lectura. 
La cantidad de acontecimientos como, por ejemplo, la aventura con los trolls, los trasgos, los huargos, las águilas, los elfos y un largo etcétera hacen de esta una historia con la que es imposible aburrirse, los niños mantienen la atención activa casi todo el tiempo. Además, la estructura clásica del periplo del héroe resuta, en mi opinión, muy fácil de digerir para ellos.



Comentarios

  1. "El Hobbit" también es uno de mis favoritos, de hecho Bilbo es el personaje con quien más me identifico de todo El Señor de los Anillos. Yo me lo leí más tarde, con 10 años, pero ¡ojalá lo hubiese tenido antes! Qué suerte tiene Gaia de que se lo hayas leído ya...

    Tengo que confesar que me pasó lo mismo con las canciones :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marta. ¡Adoro a los hobbits! Indudablemente, yo sería uno de ellos en la Tierra Media. Bilbo también es mi personaje preferido de toda la saga junto a Samsagaz.

      Eliminar
  2. Para mí también era muy especial el moment de leer. Descubrí el género de la fantasía épica con El hobbit, tu hija es una niña afortunada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Nuria! Es un placer para los hijos y para las madres, un momento mágico que, aunque estemos cansadas, intentamos llevar a cabo siempre, como un ritual.

      Eliminar
  3. Para mí también era muy especial el moment de leer. Descubrí el género de la fantasía épica con El hobbit, tu hija es una niña afortunada.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Un blog se alimenta de tus comentarios.

Entradas populares de este blog

El día que decidí ser escritora

El rigor en el género Steampunk